Carrito de compra

3 razones buenísimas para comer buena carne eco

La carne es una parte fundamental en una dieta saludable y equilibrada, ya que nos proporciona una gran cantidad de nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

1. La proteína animal es de alta calidad.

Entre el 60 y el 80 % de su peso es agua, pero el resto, entre el 20 y el 25% son proteínas que provienen fundamentalmente del tejido muscular.

Estas proteínas poseen un alto valor biológico ya que en torno al 40% de sus aminoácidos son esenciales. Son esenciales porque el cuerpo necesita diariamente estas sustancias para el correcto desarrollo de algunas de sus funciones y como el organismo no las puede sintetizar, deben ser aportadas por la dieta.

Nuestro cuerpo funciona mejor con una alta ingesta de proteínas porque nos proporcionan la materia prima para construir músculos, hormonas y neurotransmisores.

Al aumentar la edad del animal, aumenta la cantidad de tejido conjuntivo y éste tiene menor cantidad de metionina y otros aminoácidos esenciales.

2. La grasa de la carne es saludable y necesaria

El contenido en grasa de las carnes es muy variable, y también lo es su calidad. Depende de la especie animal, la edad, el sexo, sualimentación  y por supuesto, de la zona de la canal, pudiendo oscilar entre el 3 y el 30% de su composición.

Aproximadamente la mitad son grasas saturadas, y la otra mitad, insaturadas, sobre todo ácidos grasos monoinsaturados, como el oleico.

La grasa es también importante por su papel como vehículo para la asimilación de las vitaminas liposolubles (A, D y E).

Y no es menos importante su palatabilidad, es decir, su capacidad de ser grata al paladar y de permitirnos distinguir unos tipos de carne o otros y de disfrutar comiéndolas.

En general, los embutidos, tienen un contenido en grasa muy superior, por lo que su consumo debe ser moderado.

3. Un buen aporte de vitaminas y minerales

En las carnes destaca el contenido de vitamina A, en forma de retinol y de vitaminas del grupo B, como la B1 (tiamina), B3 (niacina), B6 y B12. Pero también poseen pequeñas cantidades de vitamina E, ácido pantoténico y biotina.

La carne es una excelente fuente natural de hierro y zinc de elevada biodisponibilidad y además su consumo puede contribuir a aumentar la absorción del hierro presente en otros alimentos. Por ello, es fundamental en el tratamiento y prevención de la anemia ferropénica.
También es significativa la presencia en las carnes de otros minerales como cobre, magnesio, selenio, fósforo, cromo y níquel.

Ahora ya sabes lo importante que es incorporar un poco de carne buenísima en tu dieta.