Haga su pedido online o llamando al Teléfono974 500 700 - Whatsapp +(34) 608 721 511

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

¿Has probado nuestra ternera Premium?

En Carnísima queremos ofrecerte la mejor carne de ternera que se puede encontrar en el mercado. Es decir, que esté buenísima y que sea lo más saludable posible para las personas. Además, buscamos que cumpla unos criterios muy claros: debe provenir de granjas sostenibles, sin intermediarios y que den prioridad a la salud y al bienestar de los animales.

¿Ternera Ecológica o Premium?

La ternera ecológica es carne que proviene de granjas ecológicas, es decir, granjas extensivas o semiextensivas en las que los pastos cumplen criterios ECO, los forrajes y alimentos que reciben los animales en invierno también son ecológicos, y todo el proceso de producción, despiece y envasado cumple con los requisitos necesarios para tener la etiqueta ECO. Pero conseguir la calificación ECO requiere un largo proceso burocrático y es caro. Mientras una granja está en proceso de conversión a producción ecológica ya produce una carne buenísima con una calidad nutricional altísima.

La calidad de la carne queda determinada por la alimentación de las reses, el tiempo y fases de esa alimentación, la edad de la ternera en el momento de sacrificarla y la raza y calidad genética del animal. La calidad también tiene que ver con el manejo de la carne tras el sacrificio, con el respeto de la cadena de frío, el correcto almacenaje, transporte y manipulación de la carne. Finalmente, la calidad dependerá de la maestría del profesional carnicero a la hora de hacer el despiece y seleccionar los cortes.

En Carnísima te ofrecemos carne de Ternera Premium, una carne buenísima que proviene de ganaderías que cumplen los criterios de sostenibilidad y calidad en los que creemos firmemente. Algunos de los ganaderos que seleccionamos por sus buenas prácticas, no tienen la calificación ECO, pero ofrecen un producto de excelente calidad: ternera Premium. Y lo podemos certificar ya que Carnísima participa en el proyecto de I+D+i llamado Cecir, que tiene por objeto garantizar la trazabilidad de la carne y su calidad nutricional.


La Ternera Premium que te presentamos viene de la Ganadería Ricardo Buil. Él nació y creció en Aínsa, uno de los Pueblos Más Bonitos de España, en el seno de una familia de ganaderos. Ricardo siguió con el negocio familiar a la vez que, gracias al dinero que obtenía de la granja, creaba la agencia de viajes online centraldereservas.com, que consiguió convertir en el mayor portal español de reservas por Internet. Sin embargo, pese al éxito, nunca abandonó sus negocios ganaderos y siguió criando ganado, preocupándose por su bienestar, trabajando con vacas de raza parda de montaña, la raza autóctona del Pirineo Aragonés que mejor se adapta al clima de esta zona.

Las alimenta con los pastos ECO del Alto Gállego durante gran parte del año, donde viven en total libertad, y en invierno se trasladan a la zona de Pomar de Cinca, con un clima más suave que el invierno duro de las montañas. Allí, en la granja, comen el heno que se ha producido durante el verano en los propios terrenos de la explotación, y complementan su dieta con piensos ECO de origen 100% vegetal y de alta calidad. Los terneros han disfrutado de la libertad en las montañas junto a sus madres y de una lactancia natural hasta los 5-7 meses de edad. Después, al llegar al cebadero reciben una alimentación a base de heno y cereales (cebada, trigo, centeno y maíz).

Para la elaboración de los piensos en algunas granjas se recurre también a harina de soja, subproductos de cereales y grasas, como harinas de girasol o de aceite de palma. En nuestras granjas no utilizamos soja ni aceite de palma pues transportar estos productos desde lejanos mercados no es compatible con la ecología y la sostenibilidad. Por eso usamos como complemento guisantes de producción nacional.

Este pienso se va modificando para cubrir las necesidades nutricionales de cada etapa (adaptación, crecimiento y acabado) a fin de obtener el engrasamiento adecuado para una carne jugosa y exquisita. Esta carne buenísima tiene un alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, con lo que es un alimento que cuida de la salud de tu corazón. Por eso es una ternera Premium, de calidad superior a la convencional.

Así, esta carne cumple con los requisitos de calidad y sostenibilidad que defendemos en Carnísima, incluso más que algunas carnes certificadas ecológicas.

En Carnísima te ofrecemos una gran selección de cortes. Los cortes de carne se clasifican en distintas categorías en función de su calidad, su contenido en grasa y en tejido conjuntivo. La cantidad de nervios y cartílagos (que forman el tejido conjuntivo) de una pieza de carne determina su terneza, pero no la calidad nutricional del corte. Una carne con muchos nervios necesita un tipo de cocción diferente, más prolongada, o que se prepare en carne picada previa a la cocción, para que sea fácil de masticar. Por eso suelen ser carnes menos apreciadas y más baratas, aunque el aporte de vitaminas, proteínas y oligoelementos es igual de alto que en una carne tierna y sin nervios de las categorías más altas y, en consecuencia, más caras.

Por último, recuerda que al comprar ternera Premium de Carnísima estás comprando solo carne de la mejor calidad. La legislación europea permite inyectar salmueras a base de agua, sal, fosfatos y otros aditivos en el músculo cárnico a fin de “mejorarlo”. Los fosfatos y la sal contribuyen a retener el agua que se le inyecta, y las agujas ayudan a “mejorar” la suavidad y textura de la carne. Pero ¡no hay nada mejor que lo natural! En Carnísima no sometemos a la carne a ningún tratamiento a base de aditivos químicos para alargar su vida útil, modificar su color natural, obtener mayor rendimiento evitando mermas o modificar su jugosidad. Por eso nuestra ternera Premium es solo Carne Buenísima.

Te contamos las características de cada uno de los cortes y una receta para sacarle el mejor partido.

Carnes de categoría Extra


De la zona de la riñonada de una ternera se obtienen los cortes con más músculo y más nutritivos. A la vez son los más tiernos debido a que es una zona con fibras musculares finas, pocos nervios y con gran cantidad de grasa infiltrada. Son el lomo alto (de donde sacamos el chuletón si es con hueso, o el entrecot si es deshuesado), el lomo bajo para filetes, y el solomillo.

El chuletón y el entrecot se convierten en la mejor opción para cocinar en una barbacoa con amigos y familia, para cualquier reunión o celebración. Los de ternera Premium que te ofrecemos en Carnísima han madurado al menos durante 2 semanas para conseguir ese sabor característico, y pese a tratarse de razas de carne muy magra, cuentan con la cantidad justa de grasa infiltrada que se fundirá durante la cocción, ofreciendo una jugosidad y una textura extraordinarias. Para obtener el mejor resultado, te aconsejamos que los saques del envasado al vacío con que te los servimos, al menos una hora antes de cocinarlos. Resultarán un plato exquisito tras cocerlo a fuego fuerte durante un par de minutos por cada lado (o el tiempo que requiera para que esté en tu punto de cocción preferido) y tan solo acompañado de unas verduras asadas. Recuerda que es mejor manejar el entrecot o el chuletón con pinzas para que no pierda sus jugos, como pasaría si lo pinchas para darle la vuelta o sacarlo del fuego.

El solomillo recibe su nombre por su ubicación: está debajo del lomo. Además, este músculo apenas trabaja, a diferencia de la pierna, por ejemplo y por eso es tan tierno. Te ofrecemos el solomillo de ternera Premium en dos posibles formatos: medio kilo en dos medallones de 3 a 5 cm de grosor, o un kilo en 4 medallones. El solomillo de una ternera es un músculo cilíndrico, aunque los franceses le dan un nombre distinto a cada una de sus tres partes diferenciadas. Al extremo más grueso le llaman chateaubriand, debido a una salsa con el mismo nombre con la que suele acompañarse tras la cocción.

El centro del solomillo es totalmente cilíndrico, y los franceses le llaman tournedos, que significa “volver la espalda”. El origen de este término podría deberse al compositor Rossini, que además era un buen gastrónomo. Cuenta la anécdota que Rossini le pidió a Duglere, el chef del Café Anglais (de gran reputación en ese momento) que le cocinara la carne ante su presencia, pero ante los reparos del chef para cocinar frente a sus comensales, Rossini le sugirió que lo hiciera “vuelto de espaldas”, sin mirarle. Rossini también dio nombre a una de las recetas más típicas de este corte de ternera. Para preparar el Tournedós a la Rossini se deben saltear en una sartén el solomillo, una rodaja de foie gras y una rebanada de pan. Se sirve con el pan en la base, la carne encima y cubierto todo por el foie gras, acompañado de láminas de trufa negra y una salsa de vino de Madeira.

La punta del solomillo, que los franceses llaman Filet Mignon, es muy tierna y sabrosa, especialmente si se prepara un solomillo Wellington: se envuelve en hojaldre junto con mostaza y virutas de foie, y después de horneado, se sirve con champiñones y cebolletas sofritas. ¡Una delicia para el paladar!

Cortes de Primera A


Dentro de esta categoría se encuentran los cortes sin apenas tejido conjuntivo, que se usan principalmente para hacer filetes, es decir, para cocinar a la plancha, aunque algunos de ellos permiten algunas elaboraciones especiales.

Destaca en esta categoría la picaña o tapilla, una pieza muy jugosa debido a la capa de grasa que la cubre. Recibe su nombre del término en portugués, que significa algo parecido a “el sitio donde se pica” a la vaca, ya que se ubica encima del rabo, al final del lomo, donde los pastores suelen dar sus pequeños golpes al animal con una vara. Se obtiene todo el sabor de la picaña de Ternera Premium si se cocina en una plancha bien caliente (vigilando que no se queme la grasa), o durante unos 30 minutos al horno si tienes la pieza entera. Recuerda que puedes pedir la picaña en Carnísima en filetes de unos 3 cm envasados al vacío, pero también puedes solicitar que te mandemos la pieza entera envasada al vacío, en las indicaciones especiales para el vendedor tras finalizar tu pedido.

Los bistecs de esta categoría en Carnísima provienen de la cadera o la babilla, dos piezas de la ternera que se obtienen de la parte alta de la pata trasera. Son cortes muy jugosos y con poca grasa, lo que las hace perfectas para hacer un bistec a la plancha para los niños. Con solo pasarlos por la plancha o grill bien caliente tras untarlos con unas gotas de aceite, se obtiene una carne tierna y jugosa como pocas. A los niños no les costará nada masticarla, y al ser de ternera Premium estarás cuidando también de su salud.

El redondo de ternera Premium, que te presentamos en paquetes de 500 g, fileteados y envasados al vacío, se considera igualmente una carne de Primera A. Es una pieza que proviene de la zona externa de las patas traseras de la ternera y no tiene nervios ni mucha grasa. Los más pequeños de la casa agradecen esta carne tanto a la plancha como empanados, aunque también se puede asar al horno si nos solicitas una pieza entera de 1 kg.

Cortes de Primera B

En esta categoría encontramos la punta de cadera, el pez, el brazuelo, la contratapa, la aguja, la llata o plana y la espaldilla. En Carnísima te presentamos la llata, la espaldilla y los bistecs de contratapa o aguja de ternera Premium. Estos cortes ya tienen algún nervio o fibra de tejido conjuntivo que los atraviesa. Este nervio es fácil de eliminar y si se cocinan adecuadamente siguen siendo piezas muy sabrosas.

Cualquiera de ellos puede prepararse a la plancha y se obtiene una carne sabrosa y tierna. Los filetes de espaldilla de ternera Premium son ideales para cocinar a la brasa, a la parrilla o empanados. Los bistecs de aguja o contratapa, que te presentamos en filetes finos, se suelen preparar también a la plancha, pero si quieres usarlos en un guiso será mejor que solicites, en “Instrucciones especiales para el vendedor”, que te lo mandemos en cortes más gruesos. Un buen estofado de ternera, con sus verduras cocidas a fuego lento, es ideal para los meses de más frío, y nuestra aguja de ternera Premium aporta muchos beneficios para tu salud y un gran sabor en el paladar.


La llata se llama así principalmente en Cataluña, donde su preparación más típica es el fricandó. La llata tiene un nervio central, que hacía que no se apreciara mucho antiguamente, y que se llegara a llamar el solomillo del pobre. Pero este mismo nervio le aporta suntuosidad a la receta: la carne se pasa por harina y se marca en la sartén; luego se prepara un sofrito con cebolla, brandy, tomate y algunas hierbas aromáticas como tomillo y laurel. Se deja reducir el sofrito y se añaden los filetes con medio litro de caldo, para que se vaya creando la sabrosa salsa al cocinarse a fuego lento durante media hora.

Cortes de Segunda

Hay pocas partes de la ternera que no sean de Primera Categoría, y a parte de la casquería que describiremos más adelante, se incluyen en esta categoría la aleta, la llana y el jarrete. La aleta, pieza situada debajo de las costillas, es un músculo que trabaja mucho, con lo que es dura y seca. Si se quiere cocinar, hay que tener paciencia y cocerla largamente. La llana cubre el hueso, es una parte de la ternera fibrosa, magra y de forma aplastada. Son piezas con grandes ventajas nutricionales, pero que requieren una cocción larga para sacarle todo el partido y que se conviertan en carnes tiernas.


Las piezas que ofrecemos en Carnísima dentro de esta categoría son los jarretes de ternera Premium, la parte superior de la pata de la ternera. Para una mejor preparación de esta carne, te la presentamos en forma de ossobuco: la pata cortada en rodajas transversales y con el hueso en el centro, que le aporta sustancia y sabor a la receta más típica de este corte, el ossobuco a la milanesa. Es un guiso al vino blanco que requiere de bastante tiempo de cocción, en el que, al final, se añade salsa de tomate y verduras picadas para que formen una salsa espesa. Aunque no es un plato que se pueda cocinar a diario, es ideal para una fiesta de invierno. ¿Se te hace la boca agua?

Cortes de Tercera


En esta categoría encontramos piezas de la ternera muy sabrosas que son ideales para guisos, ya que contienen más cantidad de nervios y fibras duras que requieren una larga cocción para que sean tiernas. Son piezas de Tercera el pescuezo, el pecho, el morrillo, la falda y los que te presentamos en Carnísima: el churrasco (que es el costillar cortado transversalmente), el rabo, la carrillera y los pies de ternera Premium.

El churrasco es uno de los productos estrella en una buena barbacoa, junto con las hamburguesas, el entrecot y el chuletón. Tiene unas vetas de grasa que al fuego se van fundiendo aportando ese sabor tan especial al corte. Si no puedes hacer fuego, se pueden cocinar al horno o en una parrilla eléctrica y seguirás consiguiendo toda su jugosidad.

El rabo es una pieza muy rica en gelatina y del cual se come la carne que rodea el hueso. Éste aporta sabor, nutrientes y jugosidad al guiso. Es una carne que se cocina en un sabroso estofado, en una cocción larga a fuego bajo que funde los cartílagos y los convierte en gelatina. La salsa se va enriqueciendo con el colágeno que contienen. El estofado tradicional se basa en cocinar esta pieza de carne en vino tinto o blanco, durante varias horas, añadiendo caldo de verduras si es necesario. Está más sabroso, como todos los guisos, al día siguiente a la cocción.

Las carrilleras de ternera Premium que te presentamos en Carnísima, en paquetes de una carrillera de unos 500 g con el hueso y envasada al vacío, son las mejillas de la res. Cuando se cocinan en un estofado parecido al que hemos descrito para el rabo, el colágeno que contiene esta pieza se va liberando en la salsa, aportando mucho sabor y suntuosidad al plato. Este es un corte poco apreciado tradicionalmente, pero en los últimos tiempos se han ido revalorizando sus virtudes, con lo que ahora es una carne que se puede encontrar en muchos restaurantes, y es un lujo para el paladar. Si se cocina bien, la carrillera es tierna, se suelta sola del hueso y casi no se necesita masticar.

Los pies de la ternera Premium proporcionan una carne tierna, gelatinosa, y un intenso sabor que se puede apreciar en un caldo hecho con esta parte de la ternera. Aunque son más populares las manitas de cerdo, la verdad es que las patas de ternera tienen más carne y más gelatina, con lo que el guiso queda más sabroso. Una de las recetas más típicas es en estofado, que se prepara tras la cocción de las patas en olla exprés durante 45 minutos junto con pimienta en grano y unas hojas de laurel. Después de deshuesar y trocear las patas, se sofríen junto con cebolla picada, tomate triturado, guindilla y un vaso de coñac. Puedes darle un toque especiado y ahumado sustituyendo el tomate por pimentón de la Vera (dulce y un poquito picante). Déjalo hervir unos 7 minutos, luego añades una picada de almendra, ajo y perejil, y lo dejas cocer unos minutos más. Es preferible dejarlo reposar para luego disfrutar de lo lindo con este plato tradicional.

Otras presentaciones en Carnísima de ternera Premium



Para facilitarte el trabajo, ofrecemos cortes de ternera Premium preparados para guiso o en carne picada. Siguen siendo partes de ternera Premium de altísima calidad y elevado valor nutritivo, que simplemente hemos cortado de forma que te sea más práctico preparar esa receta que deseas. Se obtienen de piezas de Tercera categoría de la ternera, y por eso en picada o preparadas para un largo guiso son ideales.

Con la carne picada de ternera Premium que ofrecemos podrás hacer las hamburguesas o las albóndigas a tu gusto, o preparar esa lasaña para una celebración en familia. Esta carne no tiene sal, ni pimienta, ni conservantes ni aditivos, con lo que mantenemos la filosofía de ofrecerte lo mejor para tu salud. Nuestra carne picada contiene únicamente la grasa naturalmente presente en el corte (no hay grasa añadida). Y la proporción de tejido conjuntivo es mínima, como verás en el etiquetado. Uno de los mejores usos de la carne picada es para rellenar verduras. Vacía de su pulpa un pimiento rojo, una berenjena o un calabacín; rellénalos con esa pulpa sofrita con la carne picada, les espolvoreas un poco de queso rallado por encima y los llevas a gratinar. En un solo plato tenemos el aporte de proteína de la ternera y las vitaminas, fibra e hidratos que proporcionan las verduras. ¡Además está delicioso!

Los dados de ternera Premium para guiso que te presentamos en Carnísima son ideales para preparar un buen estofado en los días fríos de invierno o finales de otoño. Este guiso se prepara marcando la ternera en la sartén después de pasarla por un poco de harina, hasta que esté dorada. Después añade las verduras, como zanahorias, guisantes, patatas, cebolla y una base de tomate triturado para cocerlo todo a fuego suave. La carne irá aportando todo su sabor y se mezclará con el de los vegetales. ¡Ya huele a fiesta!

Recuerda que, en todo caso, puedes comprar online en Carnísima todas estas piezas de ternera Premium. Con cualquiera de ellas podrás saborear la tradición de la ganadería extensiva, y apreciarás los beneficios para tu salud en cada bocado. Además, sabes que contribuyes al mantenimiento de la economía rural en zonas despobladas consumiendo carne directamente del productor, un granjero que cuida de sus animales y apuesta por el medioambiente.