Haga su pedido online o llamando al Teléfono974 500 700 - Whatsapp +(34) 608 721 511

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

La carne de cordero ayuda a mantener fuertes el cabello, las uñas y la piel

Hay épocas en la vida en las que parece que tenemos la piel menos luminosa, el pelo se nos cae y se nos estropean las uñas con facilidad... Todo esto pueden ser síntomas de una falta de selenio.

Este elemento, que solo se puede obtener a través de los alimentos, es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo:
  • Se necesita para que la tiroides produzca hormona T3
  • Es imprescindible para la producción de unas proteínas que facilitan la comunicación entre neuronas. Sin selenio, podemos padecer períodos de confusión mental
  • La deficiencia de selenio también puede provocar ansiedad y depresión
  • Forma parte del sistema que hace que el oxígeno llegue a todas las células del cuerpo. Sin él, podemos tener sensación acusada de cansancio y debilidad muscular
  • Es necesario para el buen funcionamiento de nuestras defensas
  • Como decíamos al principio, alarga la vida de los antioxidantes (como por ejemplo la vitamina C) que permiten que no se caiga el pelo y mantienen la piel y las uñas en buen estado.
Pues bien, el selenio se encuentra en alimentos vegetales como legumbres, frutos secos, semillas y cereales integrales. Pero es indudable que los alimentos que nos aportan más selenio son la carne magra, las vísceras y el marisco. La Unión Europea recomienda una dosis de 55 mcg de selenio al día.


Si deseas que las uñas crezcan fuertes y evitar la caída del cabello, puedes añadir la carne de cordero en tu compra semanal. Además, nuestros corderos, con su alimentación saludable, su cría sostenible y el respeto a sus ciclos vitales, producen una carne buenísima. Aunque las tierras de Europa son cada vez más pobres en este mineral, si los animales comen productos naturales tienen un buen aporte de este elemento en su dieta. Como nuestros corderos viven dos primaveras y dos veranos, tienen una alimentación perfecta que se refleja no solo en el sabor de su carne, sino también en sus características nutricionales. Contienen una alta proporción de grasas monoinsaturadas y vitaminas, y bajos niveles de colesterol. Es una carne con una grasa monoinsaturada saludable, y con treonina, un elemento que facilita el metabolismo de las grasas, con lo que es de fácil digestión.

Además, las proteínas de la carne de cordero tienen un alto valor biológico gracias a que tienen todos los aminoácidos esenciales y se absorben mejor que los de origen vegetal.

El hierro, las vitaminas del grupo B y la isoleucina que contiene el cordero son factores que previenen la anemia. Como ya indicamos en otros posts, el zinc y el triptófano son necesarios para las defensas y para una buena regulación del sueño y el estado de ánimo. La carne de cordero tiene una alta proporción también de estos elementos, y en cambio no tiene muchas calorías, lo que la convierte en un alimento ideal en cualquier tipo de dietas, incluso las de adelgazamiento.

Ya sabes: para tener el pelo y las uñas fuertes y preciosos, nada mejor que comer cordero de Carnísima cada semana. Puedes elegir entre corderos ecológicos certificados, carne de cordero Premium (criados en ganadería extensiva, sin tratamientos médicos preventivos y con alimentación natural 100% vegetal), y carne de masito de Montearagón, también certificada ecológica y de pasto.