Moneda
Carrito de compra

Masito de Montearagón

Masito de Montearagón

Quicena, Huesca

En Quicena, en las faldas del Castillo de Montearagón se encuentra la Torre Gracia Chapullé, donde Irene, Gala y Carlos, crían su pequeño rebaño de ganado ovino ecológico.

Una raza autóctona: la xisqueta

Al oficio aprendido de su padre, estos jóvenes ganaderos suman ya 20 años de experiencia en la cría de las ovejas Xisquetas. Aunque es una raza autóctona del Pirineo, también se encuentra en la Hoya de Huesca como vestigio de la trashumancia, habitual en otro tiempo.
Registrada entre las Razas Autóctonas en Peligro de Extinción, estos ganaderos conservan en Quicena un valioso retazo de nuestro patrimonio genético y cultural.

El masito ecológico

Su producto es el masito ecológico, un cordero de un año, castrado, cuya producción se había abandonado.

Los corderos permanecen con sus madres en el pasto hasta el momento del destete, que sucede de manera natural. Después, se alimentan en campo abierto con hierba, cereal y leguminosas. Son criados en condiciones ecológicas, certificadas por el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica.

La recuperación de la raza Xisqueta, de la cría del masito, la ganadería ecológica y extensiva, representan una vuelta al origen, un encuentro con los antepasados y una manera diferente y sobre todo, respetuosa, de relacionarse con la naturaleza.

El producto de su esfuerzo es una carne excepcional

De textura tierna, jugosa y estructurada, deja un regusto suave, pero persistente e inolvidable. A la brasa esta carne revela toda la potencia de su sabor.En guiso resulta de una terneza máxima y realza sutilmente el sabor de los ingredientes que lo acompañan.

[ndn-album-918]