Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Grasa de ternera Wagyu 500 g

€6,00

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos un paquete de 500 g de grasa de ternera de Wagyu-Cross envasada al vacío. Lista para consumir o congelar. La grasa de la carne de los rumiantes tiene infinidad de usos culinarios....

Te presentamos un paquete de 500 g de grasa de ternera de Wagyu-Cross envasada al vacío. Lista para consumir o congelar.

La grasa de la carne de los rumiantes tiene infinidad de usos culinarios. Concretamente el sebo de vacuno es ampliamente utilizado para enriquecer los rellenos de empanadas, masas y en la repostería de todo el mundo. 

La grasa es el ingrediente básico en la dieta cetogénica o keto (con muy baja o nula presencia de carbohidratos) y la dieta paleo carnívora (con total supresión de alimentos de origen vegetal), ya que es el gran sustituto de las grasas de origen vegetal, como el aceite de oliva, y el mejor aliado para mantener una buena salud cardiovascular por la alta presencia de ácidos grasos ricos en mega 3.

Prueba la grasa de nuestros Wagyu y verás tu mismo la jugosidad y sabor extraordinario que aporta a tus platos.

 

Esta pieza proviene de Mudéjar Wagyu. En este enlace encontrarás toda la información acerca de su manejo.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.