Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Huesos de rodilla de ternera Wagyu 500 g

€8,75

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos 500 gramos de huesos de rodilla de Ternera Wagyu cortados y envasados al vacío. Los huesos de rodilla son perfectos para la elaboración de caldos de huesos, práctica...

Te presentamos 500 gramos de huesos de rodilla de Ternera Wagyu cortados y envasados al vacío.

Los huesos de rodilla son perfectos para la elaboración de caldos de huesos, práctica que hoy en día ya no se realiza con la frecuencia de otros tiempos. Nuestras abuelas han preparado caldos con los que decían “se curaba todo” y lo cierto es que, si cocinamos estos huesos en agua a fuego lento con un chorrito de vinagre o limón, nuestro organismo será capaz de absorber todos los nutrientes que contienen. Algunos de ellos son calcio, magnesio o fósforo, todos importantes para nuestro bienestar, pero además de estos minerales representa un aporte excepcional de colágeno, súper beneficioso para la juventud de tu piel y tus articulaciones.

Si no eres muy de caldos o sopas, te dejamos algunas ideas para que incorpores este caldo de huesos en otras recetas. Úsalo como base de cremas o purés; aportará gran sabor a estos platos sin necesidad de usar sal en su elaboración. Prepara salsas, úsalo en guisos o estofados de carnes o si tienes necesidad de recalentar algún plato, al que aportará un toque de jugosidad y sabor.

Conservar a ≤ 4º C

Cocinar antes de su consumo

Peso neto aproximado: 500 g

Vacuno nacido, engordado, sacrificado y despiece en España

Esta pieza proviene de Mudéjar Wagyu. En este enlace encontrarás toda la información acerca de su manejo.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.