Carrito de compra

Rabo de Wagyu 1 kg

€25,28 €31,60

Oferta

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos 1 kg de rabo de Wagyu Cross en porciones de diferentes tamaños envasadas al vacío. Una vez cortados, los trozos de rabo son diferentes, ya que la cola...

Agotado

Te presentamos 1 kg de rabo de Wagyu Cross en porciones de diferentes tamaños envasadas al vacío. Una vez cortados, los trozos de rabo son diferentes, ya que la cola se estrecha hacia el final. La base, más gruesa, es particularmente carnosa y ofrece más carne. 

La carne del rabo rodea al hueso; la médula está en el centro rodeada de carne roja y grasa muy blanca, característica del Wagyu. Con un punto de fusión muy bajo, esta grasa dará un sabor incomparable a tus estofados, que quedarán tiernos y jugosos.

Es carne muy sabrosa y rica en gelatina debido a una gran cantidad de colágeno que contiene. Por ello ha reaparecido recientemente en nuestras mesas después de haber permanecido olvidada durante mucho tiempo y ser considerada una pieza de casquería. Los cocineros de todo el mundo han utilizado este corte con afortunadas variaciones y en la actualidad los chefs de lujo las están redescubriendo para deleite de todos.

Aunque  por su apariencia nudosa no se trata de une pieza especialmente bonita a la vista, merece la pena probarla para disfrutar de su gran su sabor, profundamente intenso y rico. Si comparamos el rabo estofado con otras piezas como las costillas por ejemplo, el rabo es imbatible por su gran sabor, su terneza y su sedosa textura.

Debemos guisarlo a fuego lento ya que la cocción lenta convierte al hueso y al cartílago en gelatina, liberando el colágeno y dando lugar a una deliciosa salsa. Para que quede tierno necesitarás unas 2 o 3 horas, pero esta receta funciona muy bien tanto en ollas de cocción lenta como en ollas a presión. La receta tendrá un sabor aún mejor si se deja reposar durante la noche.

Enharina cada sección de carne. Fríe unos dientes de ajo enteros en una cacerola con aceite de oliva virgen extra y retíralos para que no se quemen. Dora el rabo por todas sus caras. Después añade vino blanco hasta que se quede bien cubierto (o tinto; le dará un color más oscuro). Incorpora los dientes de ajo previamente fritos y deja que vaya reduciendo. Seguramente tendrás que añadir agua o preferiblemente caldo de verduras, pues el rabo debe cocer mucho tiempo y lentamente para que quede tierno. Unos 20 minutos antes de finalizar la cocción puedes añadir unas patatitas cortadas a cuadritos, que absorberán todo el sabor de la carne y estarán deliciosas.

También puedes hacer la famosa sopa de rabo inglesa. Se trata de un caldo hecho de rabo y verduras (apio, zanahoria y cebolla) que previamente se doran en mantequilla y han de cocer varias horas junto con especias y plantas aromáticas. Una vez frío lo desgrasamos, lo colamos y retiramos el hueso de la carne. Lo servimos caliente con la carne y aromatizado con Jerez o Madeira. Esta sopa tiene su origen tras la revocación del Edicto de Nantes, bajo el reinado de Luis XIV. Los protestantes franceses que emigraron a Inglaterra subsistieron, preparando así los rabos de buey que los carniceros de Londres dejaban en las pieles que vendían a las curtidurías.

Te presentamos el rabo cortado en secciones y envasado al vacío. Se puede mantener varios días en el refrigerador, pero te aconsejamos congelarlo si no lo vas a consumir inmediatamente.

Es posible que cuando vayas a hacer tu pedido no tengamos estoc (no olvides que cada res no tiene más que un solo rabo). Así que te recomendados reservarlo con anticipación.

El rabo es especialmente rico en colágeno, una proteína que al cocinarse, se convertirá en gelatina, con una pobre calidad proteica pero muy significativa en cuanto a algunos aminoácidos esenciales (glicina, alanita, prolina e hidroxiprolina). A esto, suma la calidad de la grasa del Wagyu, rica en ácidos grasos insaturados y poli-insaturados, como el ácido oléico, linoléico, omega 3, 6 y 9. ¿Necesitas aún más razones para prepararte un rico estofado de rabo?

Conservar a ≤ 8º C
Cocinar antes de su consumo

Peso neto aproximado: 1 kg

Información nutricional por 100 g
• Valor energético131 kcal · kj
• Grasa 19 g
• de las cuales saturadas  8,51 g
• Hidratos de carbono   0 g
• de los cuales azúcar   0 g
• Proteínas  18,7 g

Vacuno nacido, engordado, sacrificado y despiece en España