Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Solomillo de Cerdo Eco Duroc de Campo 500 g

€14,95

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos un solomillo de cerdo ecológico raza duroc criado en libertad de unos 500 g y envasado al vacío. El solomillo de cerdo es el corte más tierno. La...

Agotado

Te presentamos un solomillo de cerdo ecológico raza duroc criado en libertad de unos 500 g y envasado al vacío.

El solomillo de cerdo es el corte más tierno. La pieza proviene del lomo, y va desde la cadera hasta la paleta del cerdo. Es un corte súper magro, con un sabor delicado y suave. La carne es de color rojo rosado con un ligero marmoleado (recuerda: ¡un poquito de grasa significa mucho sabor!)

Es mejor cocinar tu solomillo nada más comprarlo. Pero si no lo vas a preparar inmediatamente es mejor guardarlo en el congelador, donde se conservará hasta seis meses. Dale aproximadamente de 12 a 14 horas para que se descongele en el refrigerador antes de cocinarlo.

Este es un corte súper versátil y bastante fácil de cocinar. Tendrás un plato principal en tu mesa, asado, salteado o a la plancha, en menos de 30 minutos, pues por su pequeño tamaño y su terneza admite una cocción rápida a fuego alto. Por su poca grasa es ideal para las cenas entre semana.

No cocines tu solomillo nada más sacarlo del refrigerador. Déjalo reposar a temperatura ambiente durante unos 30 minutos antes de comenzar. Darle a la carne la oportunidad de calentarse asegurará una cocción más uniforme.

Usa un adobo seco o una marinada para darle un extra de sabor. Como es tan magro, tiene un sabor muy suave y puede beneficiarse de una mezcla de especias o hierbas o incluso de un adobo rápido. Combina bien con casi cualquier perfil de sabor. Prueba una mezcla con chile en polvo y comino, garam masala o un toque picante de ajo picado y jengibre.

Si deseas esa corteza doradita que hace que el solomillo de cerdo asado sea tan irresistible, comienza dorándolo en una sartén súper caliente.  Después mételo en el horno: la carne puede quedar perfectamente cocinada, tierna y jugosa a 62 ºC unos 12 minutos, su interior quedará ligeramente rosado pero los jugos no mostrarán rastros de rosa.

El consumo de este tipo de carne colma una gran proporción de los requerimientos diarios para el organismo, con un contenido mínimo de grasa. Y al tratarse de carne ecológica procedente de animales criados en libertad, su perfil nutricional es muy interesante: bajo en grasas saturadas, esta carne es más musculada que la del cerdo sedentario, pero no es dura; tiene más infiltración grasa, aunque sin resultar excesiva.
Su textura es firme, jugosa y de una gran terneza. Su sabor es extraordinariamente sabroso y no suelta agua al cocinarse.

Conservar a ≤ 4º C
Cocinar antes de su consumo
Peso neto aproximado: 500 g

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 95 kcal ·397 kj
  • Grasa 3,7 g  de las cuales saturadas 2,28 g
  • Hidratos de carbono 0 g  de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 20,5 g
  • Sal 0 g

Si quieres conocerlo todo acerca del manejo de nuestros cerdos eco duroc criados en libertad, visita este enlace.

 

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.