Carrito de compra

Solomillo Wagyu Cross 500 gr

€52,50

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos dos medallones de solomillo  de 250 g cada uno de carne 100%  Wagyu Cross, envasados al vacío. El solomillo es uno de los músculos que menos trabaja, lo...

Te presentamos dos medallones de solomillo  de 250 g cada uno de carne 100%  Wagyu Cross, envasados al vacío.

El solomillo es uno de los músculos que menos trabaja, lo que convierte a este corte que se encuentra junto a las costillas en uno de los más tiernos. Su contenido en grasa es muy inferior al de otros cortes. Su sabor es suave y delicado y su textura muy fina. 
Es perfecto para la plancha. Bastará con acompañarlo de un poco de sal en escamas después del cocinado.

Picado a cuchillo podrás preparar con este solomillo un increíble steak tartar.

Es necesario retirar el envasado de plástico al menos una hora antes de cocinarlo y a continuación atemperar la pieza.

La palabra “wagyu” significa “carne de Japón” y es que esta valorada raza de vacuno es originaria del país del sol naciente.

Hasta hace apenas unos años esta carne solo podía degustarse en su país de origen (donde se conoce como Kobe), pero en los últimos años han florecido las ganaderías que crían esta exclusiva raza de ganado por todo el mundo. Nuestro proveedor es Mudéjar Wagyu y en este enlace puedes descubrir cómo crían este ganado excepcional en su granja de Aliaga, Teruel.

La carne de Wagyu tiene un alto contenido de grasa. Ello es debido tanto a la genética de la raza como a su cuidada alimentación, a base de cereales, 100% vegetal y muy energética.

Se trata de grasa con un alto contenido en ácidos insaturados omega 3 y omega 6, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la convierte en un alimento saludable que, igualmente, hay que consumir con moderación.

Esta grasa está infiltrada en el músculo a un nivel tal que proporciona a la carne un aspecto marmoleado, característico de la carne de Wagyu. Esta es la clave de su gran sabor, de su jugosidad y de las increíbles sensaciones que produce en la boca. Y es que es tan tierna que se muerde con la misma facilidad con la que se le da un bocado a un pastel. Este es el motivo por el que se considera una de las mejores carnes del mundo.

Con una textura de escándalo hasta el punto de derretirse en la boca y un profundo golpe Umami, esta carne opulenta por su contenido en grasa, resulta sin embargo elegante, ligera y de fácil digestión.