Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Barbacoa Eléctrica Jata EBQ2

€73,90

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos una barbacoa eléctrica Jata EBQ2, con la que podrás disfrutar de barbacoas todo el año, fuera y dentro de tu hogar, sin humos. Consta de una base con...

Te presentamos una barbacoa eléctrica Jata EBQ2, con la que podrás disfrutar de barbacoas todo el año, fuera y dentro de tu hogar, sin humos.

Consta de una base con una bandeja de acero inoxidable para colocar agua antes de asar la carne. De ese modo, a medida que avanza la cocción, la grasa irá escurriendo y cayendo en el agua. Al no entrar en contacto con la superficie de la parrilla, no se quema y en consecuencia, se evitan los humos. Este proceso de desgrasamiento te permitirá cocinar tus cortes favoritos y disfrutarlos del modo más saludable.

El resultado en cuanto a sabor, textura y aspecto, es muy similar al que se obtiene con un asado a la parrilla.

Esta barbacoa es totalmente desmontable. El cuerpo está fabricado en aluminio con recubrimiento, la bandeja para el agua es de acero inoxidable y la parrilla lleva un recubrimiento anti adherente libre de PFOA y consta de un asa protegida con silicona, que permite su manipulación en caliente. La parrilla tiene dos posiciones, para carne y pescado respectivamente.

Características técnicas de la electro-barbacoa Jata EBQ2

  • Resistencia blindada "larga vida".
  • Superficie 40 x 26 cm.
  • Conector de red extraíble.
  • Interruptor de encendido.
  • Voltaje 230 V.
  • Potencia 2.000 W.

 

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.