Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra
nuevo

Chorizo ibérico de bellota ecológico Guijuelo

€7,95

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos el mejor chorizo ibérico de bellota ecológico. Escoge un sobre de 150 g. loncheado y envasado al vacío o medio velón en una pieza de unos 500 g....

Te presentamos el mejor chorizo ibérico de bellota ecológico. Escoge un sobre de 150 g. loncheado y envasado al vacío o medio velón en una pieza de unos 500 g. y envasado al vacío, para que conserve su aroma y todos los matices de su sabor.

Este excelente chorizo ibérico ecológico está elaborado de una forma tradicional y artesanal, sin alérgenos, es decir libre de lactosa y gluten.
Una materia prima de excelente calidad y ecológica, con la cantidad justa de grasa infiltrada derivada de su origen ibérico, se procesa, seca y madura en condiciones óptimas para obtener una experiencia gastronómica gourmet en la más pura tradición de Guijuelo.

Para preparar el chorizo ibérico se pican y mezclan diferentes cortes de carne y tocino de cerdos ibéricos ecológicos alimentados en el campo durante la montanera y a continuación se condimentan con especias, entre las que el pimentó ocupa un lugar destacado, ya que caracterizará su potente sabor y le aportará su color rojo característico.
Una vez embuchado, el chorizo ya está listo para colgarse y aguardar que el tiempo haga su trabajo de curado. Necesitará varios meses de secado y curación hasta que las piezas adquieran su textura y sabor definitivos.

Saboréalo a temperatura ambiente con unas sabrosas regañás ecológicas. Merece la pena tenerlas siempre en casa porque duran meses y completarán tus meriendas y aperitivos de lujo.

Nuestros loncheados deben conservarse en refrigeración y una vez abiertos, consumirse en las siguientes 24 horas (seguro que no es un problema).

La caña de lomo es otra cosa:

  • Si quieres quitar rápidamente toda la piel que envuelve el chorizo, sin necesidad de ir loncha a loncha, haz un corte en la superficie perpendicular a la dirección de corte, tira de un extremo y podrás retirar la piel sin esfuerzo con un simple movimiento.
  • Córtalo con un cuchillo afilado en lonchas del tamaño adecuado: lo suficientemente gruesas como para disfrutar su sabor, pero a la vez finas para que se deshagan en la boca.
  • Mientras lo mantengas en su envoltorio al vacío no es necesario que lo guardes en el frigorífico. Bastará que lo mantengas en un lugar fresco y seco, alejado de fuentes de calor.
  • Una vez abierto cuélgalo boca abajo en el mismo lugar fresco y seco. En los meses estivales consérvalo en la nevera envuelto en un paño de algodón.

Presentación

  • Piezas de 500 g envasadas al vacío
  • Loncheados 150 g

Ingredientes

  • Carne y grasa de cerdo ibérico ecológico
  • Pimentón ecológico
  • Sal común
  • Envoltura artificial de colágeno
  • Proteína aislada de guisante ecológica
  • Jarabe de glucosa ecológico
  • Antioxidante (E-301)
  • Conservador (E-250)

Valores nutricionales por 100 g de producto

  • Valor energético 423 kcal 1752 kJ
  • Proteínas 26 g
  • Hidratos de carbono 1,2 g de los cuales azúcar 0,6 g
  • Grasas 35,4 g de las cuales saturadas 10,1 g
  • Sal 5,1 g

      Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

      Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

      Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

      Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

      Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

      No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.