Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Chuletitas de cuello de cordero Eco 500 g

€6,45

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos 500 g de chuletitas de cuello de cordero ecológico envasadas al vacío. Elige el tipo de corte que deseas (guiso o chuletitas) al finalizar tu compra, en “Instrucciones...

Te presentamos 500 g de chuletitas de cuello de cordero ecológico envasadas al vacío.

Elige el tipo de corte que deseas (guiso o chuletitas) al finalizar tu compra, en “Instrucciones especiales para el vendedor” y disfruta en tu mesa de todo el sabor del ternasco al mejor precio.

El cordero es mucho más que la paletilla o la pierna para hacer al horno y las chuletas para hacer a la brasa. Se pueden preparar cortes económicos para hacer a la plancha, sin necesidad de horno ni de cocciones largas, y se puede comer a menudo.

Un ejemplo es este corte que se ha utilizado tradicionalmente para la elaboración de guisos, estofados y calderetas. Frente a las chuletas y costillas, es un corte muy económico, rápido y fácil de preparar.

Nosotros te proponemos estas chuletitas que, por su infiltración de grasa, resultan tremendamente sabrosas para hacer a la plancha, a la barbacoa o para freír. Puedes marinarlas previamente con AOVE y plantas aromáticas.

Si lo prefieres guisado cocínalo a fuego lento, pues conforme vaya cociendo, la carne irá soltando un maravilloso jugo gelatinoso.  Combina genial con legumbres, patatas y con muchas verduras, especialmente las tempranas. Puede ser la estrella de un tajine marroquí o de un buen couscous al que aportarán sabor y delicadeza,

Conservar a ≤ 4º C
Cocinar antes de su consumo

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 170 kcal 711,28 kj
  • Grasa 11,8 g de las cuales saturadas 5,05 g
  • Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 17,90 g
  • Sal 0 g

 

 



    Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

    Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

    Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

    Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

    Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

    No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.