Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en España Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra
nuevo

Llata de Wagyu del Pirineo

€9,00

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos filetes de llata de ternera Wayu del Pirineo. Los servimos con un grosor aproximado de medio centímetro y envasados al vacío. En la pestaña PESO puedes seleccionar si...

Bajo petición

Te presentamos filetes de llata de ternera Wayu del Pirineo. Los servimos con un grosor aproximado de medio centímetro y envasados al vacío.

En la pestaña PESO puedes seleccionar si deseas 500 g o un paquete de 1 kg.

Esta pieza de carne de 1ªB se obtiene de la zona de la espalda, en la parte superior de la paletilla. Es una porción de carne magra y tierna, con una textura firme. Los filetes resultantes son de forma redondeada y tienen un nervio central que los divide en dos partes.
Se conoce también como Falso Solomillo o Solomillo del Carnicero, pues su terneza y jogosidad son muy semejantes a las del solomillo. La principal diferencia es ese nervio que la atraviesa, que, al contrario de lo que pueda parecer, se transformará en suave gelatina al cocinarse y proporcionará a la carne mayor terneza, contribuyendo a una experiencia de masticación muy suave.

Un marinado sutil con aceite de oliva, hierbas frescas y ajo realzará los sabores sin ocultar la calidad de la carne. Sella los filetes en una parrilla o plancha caliente para obtener una capa dorada en la superficie. Esto preservará los jugos y resaltará su sabor. Recuerda que la clave para resaltar la calidad de este corte es no sobrecocinarlo, ya que puede quedar seco si se cocina en exceso.

Los Wagyu del Pirineo se crían en extensivo, de modo que los animales disfrutan de la libertad en el entorno natural de los pastos pirenaicos, y respetando el ritmo natural de crecimiento y desarrollo de los terneros.
La alimentación a base de pastos de montaña, proporciona una dieta rica en nutrientes esenciales y es esencial para aportar su sabor característico a la carne. Se complementa con cereales ecológicos, lo que mejora su engrasamiento y le aporta sabores profundos. La alimentación cuidadosa excluye grasas de origen animal o vegetal. La proteína que en muchas ganaderías ecológicas provienen de soja importada, se sustituye por guisante y garbanzo nacionales y ecológicos, aportando nutrientes esenciales de manera más sostenible.
Los Wagyu del Pirineo son el resultado de cruzar padres Wagyu 100% pura sangre con madres pardas de montaña. Esta combinación proporciona una genética excepcional que favorece una infiltración grasa óptima y un buen marmoleo, lo que repercute positivamente en la jugosidad y terneza de la carne. También contribuye a una mejor adaptación a las condiciones de vida en las montañas.
El Wagyu del Pirineo es un animal criado en armonía con la naturaleza, que representa el perfecto equilibrio entre tradición e innovación, un producto único en sabor, terneza y calidad nutricional.


Información nutricional por 100 g
• Valor energético 131 kcal ·548 kj
• Grasa 5,4 g de las cuales saturadas 2,1 g
• Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
• Proteínas 20,7 g
• Sal 0 g

Vacuno nacido, engordado, sacrificado y despiece en España

Conservar a ≤ 4º C
Cocinar antes de su consumo

    Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

    Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

    Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

    Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

    Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

    No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.