Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Maiz dulce eco 250 ml

€2,25

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos un frasco de 250 ml de maíz dulce procedente de agricultura ecológica, libre de químicos y sin transgénicos. El maíz es un alimento es muy energético, por su...

Te presentamos un frasco de 250 ml de maíz dulce procedente de agricultura ecológica, libre de químicos y sin transgénicos.

El maíz es un alimento es muy energético, por su alto contenido en hidratos de carbono, pero el aporte de fibra dietética proporciona sensación de saciedad y te permitirá no comer en exceso, al tiempo que protege tu colon. No te preocupes: el maíz no engorda, lo que hace que un alimento engorde es su consumo excesivo. El maíz puede ser parte de una dieta saludable y basada en alimentos reales.

También es muy rico en minerales (fósforo, magnesio y cinc, así como algo de hierro, calcio, potasio y manganeso). Es uno de los cereales con más antioxidantes, sobre todo caroneoides; de hecho, es el único cereal que contiene betacarotenos y vitamina A. También contiene vitaminas antioxidantes como la C y la E.
Además este cereal no contiene gluten y nuestra conserva contiene una cantidad mínima de sal.

El maíz enlatado conserva todos sus nutrientes y está listo para consumir: solo tienes que escurrirlo y comerlo como más te guste: en ensalada, con arroz, salteado, en una crema. Puedes realzar su sabor con leche de coco, curry, un poco de jengibre o cúrcuma.

Monjardín es una empresa heredera de la sabiduría de varias generaciones de productores, que han aprendido a conocer los ritmos del territorio, su valor y su lenguaje. Protegen y respetan la tierra, que es el pulmón que da vida a muchas familias de San Adrián (Navarra), donde cultivan sus productos.

La agricultura ecológica que aplican en sus cultivos bebe de la tradición, pero incorpora nuevos conocimientos para garantizar la fertilidad del suelo respetando el ecosistema y la calidad del agua, siendo amable con la tierra y comprometiéndose con el futuro de todos.

Esta empresa familiar lleva más de 50 años haciendo conservas vegetales de alta calidad y mantiene el espíritu de sus orígenes, cuando Amalia y José embotaban personal y manualmente los productos que cultivaban:  llevar los productos del campo a la mesa del consumidor presentándolos con la menor intervención posible.

Sus productos se procesan diariamente con un sistema manual y envasado ágil y preciso.  El secreto para que los productos conserven el color y el sabor de lo auténtico radica en que a las pocas horas de su recogida están ya envasados.

Su elaboración tradicional se ha adaptado a los sistemas de control de calidad, de seguridad y de gestión medioambiental más exigentes. Y sus productos están certificados ecológicos (ES-ECO-025-NA).

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 81 Kcal/339 Kj
  • Grasa 1 g de las cuales saturadas 0,1 g
  • Hidratos de carbono 10,8 g de los cuales azúcar 5,2 g
  • Proteínas 2,6 g
  • Sal 0,5 g

Ingredientes

  • Maíz procedente de agricultura ecológica,
  • gua
  • sal

Peso neto 250 g Peso Escurrido 170 g
Sin glúten, sin alérgenos.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.