Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra
nuevo

Queso Morbier AOP Eco 450 g

€12,95

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos una cuña de unos 450 g de queso Morbier AOP Eco envasada al vacío. Este deliciosos queso recibe su nombre de la localidad de Morbier, en el Franco...

Agotado

Te presentamos una cuña de unos 450 g de queso Morbier AOP Eco envasada al vacío.

Este deliciosos queso recibe su nombre de la localidad de Morbier, en el Franco Condado (Franche-Comté). Se elabora con leche de vaca cruda (sin pasteurizar) y ecológica. La leche proviene exclusivamente de vacas de raza montbeliarda y simmental francesa, alimentadas exclusivamente de forrajes procedentes de las praderas de las montañas del Jura. La gran diversidad de flora y variedades herbáceas de estos pastos se expresa en la complejidad de estos quesos.

Tiene una maduración de  un mínimo de 7 semanas (unos  45 días) a una temperatura de 7 a 15 grados centígrados. Durante este periodo la corteza se frota con salmuera. Se trata del más joven de los quesos Morbier elaborados en la quesería de Montbéliard.
Esta juventud le confiere notas lácticas con una pizca de acidez. Su aroma es fresco con un ligero sabor a nata, rico y cremoso.
Su corteza natural y comestible es de color anaranjado.
La pasta, prensada, firme y no cocida es homogénea y de color marfil. Es muy blanda, elástica y ligeramente alveolada con pequeños agujeros. Su textura es mantecosa. El interior presenta dos capas separadas por una línea oscura que lo identifica inmediatamente.
En el pasado cada una de estas capas separadas por cenizas, procedía de un ordeño diferente: el vespertino (capa superior) y el matutino (capa inferior). Al parecer, este peculiar sistema nació a partir del proceso de elaboración del queso Comté. Cuando había cuajo sobrante lo depositaban en unos cubos y para que no se secara, lo tapaban con las cenizas de la lumbre en espera de obtener la leche del ordeño de la tarde para completar la producción. Hoy día se mantiene el formato pero sin diferenciar los ordeños, y se han sustituido las cenizas del hogar por carbón vegetal.

Consejos de degustación:
Hay que sacarlo del refrigerador una hora antes de consumirlo. Va genial como aperitivo con nueces y frutos secos, fruta fresca y comino, con carnes ahumadas…  pero también como postre. Como se funde con facilidad, es muy empleado en platos de invierno como la Raclette. También va muy bien con verduras.
Marida muy bien con cualquier tinto joven, ligero y afrutado.

Conservación:
puede conservarse de dos a tres semanas en un espacio seco y fresco en la zona menos fría de la nevera (no es aconsejable guardarlo en un lugar con mucha humedad) de0 a 8 º C.
Como es un queso de pasta prensada, conviene envolverlo en papel encerado y luego en papel film o de plástico para evitar que pierda humedad al ser almacenado.

Ingredientes:

  • Leche eco 98,59 %
  • Fermentos 0,1 %
  • Cuajo animal (ternera) 0,1 %
  • Sal 1,2 %
  • Carbón vegetal

Valores nutricionales por 100 g

  • Valor energético: 422 Kcal. 1750 Kj
  • Proteínas: 26 g
  • Hidratos de carbono:  0 g
  • Grasas: 30 g  de las cuales saturadas 20 g.
  • Sal 1,2 g

Contenido de grasas: Mínimo 45% en extracto seco.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.