Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Parmigianno Reggiano Bio AOP 300 g

€14,35

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos una cuña de queso Parmigiano Reggiano AOP Eco de 300 g. El “Ferrari de los Parmigiano” es elaborado por la familia Gennari en Parma, donde tres generaciones se...

Te presentamos una cuña de queso Parmigiano Reggiano AOP Eco de 300 g.

El “Ferrari de los Parmigiano” es elaborado por la familia Gennari en Parma, donde tres generaciones se comprometen en la elaboración de uno de los mejores quesos del mundo: un alimento rico en historia y cultura que nace del compromiso constante, el amor por la naturaleza, la paciencia y la voluntad de crear cada día una pequeña obra maestra, certificada por el Consorzio y que además es ecológica (certificado por Bioagricert).

El queso se elabora con la leche cruda de proveedores leales desde hace más de 50 años y de sus propias vacas, más de 1300 cabezas de las razas Frisona y Parda de montaña, que se alimentan de forrajes ecológicos recogidos de los campos de su propiedad.

Leche mínimamente desgrasada, poco cuajo, muy poco suero y muy controlado, maduración lenta y larga en ambiente húmedo...Todas estas características hacen que la producción sea más difícil y más costosa, pero el paladar aprecia la diferencia.

Tras 12 meses de maduración un experto del Consejo Regulador (Consorzio Parmigiano Reggiano) marca con su sello únicamente los mejores quesos para convertirlos en auténticos Parmigiano Reggiano. Por eso en su corteza amarilla (no comestible) están grabados los sellos de la D.O. y la numeración que identifica al productor y la fecha de elaboración. A partir de ese momento, los quesos serán revisados periódicamente para determinar por su sonido interno, cuáles serán aptos para continuar su largo envejecimiento en los almacenes. Allí conviven quesos ya madurados con quesos jóvenes. La elevada humedad que estos últimos desprenden contribuye a que los más maduros continúen siendo suaves. Los aromas que unos y otros liberan son absorbidos para crear el sabor único e inconfundible de este Parmigiano con 720 días de curación (24 meses).

Es un queso de pasta dura, de color amarillo paja y con textura seca, desmenuzable y finamente granulada, con cristales apreciables en la superficie.
Su aroma desprende notas de mantequilla, manzana, plátano o piña, y especias como la nuez moscada. En boca es equilibrado, dulce pero a la vez sabroso y evoca las notas de la leche fresca, fruta fresca, frutos secos...

Por su maduración de 24 meses, es el condimento más versátil, indicado para poner una nota delicada en tus platos sin abrumar con su sabor.  Evidentemente resulta ideal para  realzar cualquier plato italiano: rallado sobre pasta o en escamas en ensaladas, carpaccios…

Como aperitivo resulta ideal regado con un chorrito de aceite de oliva virgen extra o con unas gotas de vinagre balsámico. Los frutos secos, nueces o avellanas, los higos o las ciruelas le van genial. Si quieres una combinación más sofisticada te lo recomendamos acompañado de una crema de peras y vinagre balsámico o con una ensalada de fruta (manzana, pomelo y naranja).

Se acompaña muy bien con un vino tinto, con un vigoroso vino blanco, como por ejemplo un Chardonnay con buena acidez o un buen espumoso brut.

Además de comerlo por su excelente sabor, recuerda que tiene todos los beneficios de los derivados de la leche. Es rico en fósforo, vitamina B2, calcio y proteínas.

Ingredientes:

  • Leche de producción ecológica (98,4 %)
  • Sal (1,6 %)
  • Cuajo

Valores nutricionales por 100 g

  • Valor energético: 402 Kcal. 1671 Kj
  • Proteínas: 32,4 g
  • Hidratos de carbono:  0 g
  • Grasas: 29,7 g  de las cuales saturadas 19,6 g.
  • Sal 1,6 g

No contiene OMG
Contienen leche y lactosa
Conservar entre 4 y 8 º C

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.