Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Queso de cabra Eco Red Label 155 g

€5,25

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos un queso de cabra enzimático, de pasta blanda, madurado con mohos, elaborado con leche de cabra ecológica pasteurizada, de 155 g. Se presenta en forma de medallón, envuelto...

Te presentamos un queso de cabra enzimático, de pasta blanda, madurado con mohos, elaborado con leche de cabra ecológica pasteurizada, de 155 g. Se presenta en forma de medallón, envuelto en papel y caja de madera.

Red Label es un queso de corteza florida, de aspecto ceroso, color blanco marfil y superficie heterogénea. Su textura elástica es fruto de una coagulación rápida en cuba, donde predomina el cuajo.

Su interior, blando y esponjoso al principio de su vida, será más cremoso conforme vaya afinando. Es de color crema cerca de la corteza como consecuencia del contacto con los mohos, y de un blanco más intenso conforme nos acercamos al corazón.

Reconocerás en él aromas limpios con notas de leche, heno y hierba y un sabor suave y sutil al degustarlo. Va bien acompañado con tintos jóvenes, vinos generosos o cervezas tostadas y con multitud de ingredients deliciosos.

Ingredientes:

  • leche pasteurizada de cabra eco
  • fermentos
  • sal
  • cuajo animal
  • estabilizante: cloruro cálcico

Conservar entre 2ºC y 8ºC.

Consumir a una temperatura entre 20°C y 22°C. Es importante que se atemperen un tiempo antes. En épocas cálidas será suficiente sacarlo de la nevera una hora antes.

Valores nutricionales por 100 g de producto

  • Valor energético 302 kcal 1256 kJ
  • Proteínas 22 g
  • Hidratos de carbono 3,7 g de los cuales azúcar <1 g
  • Grasas 22 g de las cuales saturadas 17 g
  • Sal 0,79 g

 

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.