Moneda
Carrito de compra

Ganadería Almazor

Ganadería Almazor

Cordero Ecológico del Somontano de Barbastro

Cada vez estamos más preocupados por el origen de los alimentos que consumimos. Y sabemos que una buena decisión de compra genera un positivo impacto medioambiental y social. Una herramienta que nos puede ayudar a elegir y diferenciar productos de calidad es el origen, su procedencia de un determinado ganadero y de un territorio concreto.  

Por eso te presentamos el cordero ecológico que Miguel Ángel Almazor cría en Hoz de Barbastro, un pequeño pueblo del Somontano de Barbastro, en Huesca.

ADN aragonés

En su explotación cría la raza Rasa Aragonesa, que debe su nombre a la longitud corta de su vellón y la región donde habita, caracterizada por un clima continental extremo, una pluviometría escasa y mal distribuida, con heladas de octubre hasta abril. Pastos de tipo mediterráneo, monte bajo de carrascas y mesetas con tomillo, romero y aliagas terminan de componer el medio duro y difícil donde, con esfuerzo diario, dedicación y constancia, se cría la Rasa Aragonesa.  

Garantía de sostenibilidad

Su rusticidad ha permitido durante siglos a estos rebaños aprovechar los recursos de la región de una forma totalmente sostenible. Hoy, esta arraigada actividad ganadera sigue contribuyendo a la conservación del medio natural y de un entorno rural vivo y protegido frente a la despoblación.

Lo corderos se alimentan de leche materna hasta el destete (con unos 45 días) y con cereales naturales y ecológicos producidos en la misma explotación hasta los 3 meses. De la primavera al otoño, los rebaños son conducidos a los pastos más elevados.

La comerás por su exquisito sabor...

Su carne es rosácea, tierna, sabrosa, de textura suave y excelente bouquet. Su equilibrado sabor la diferencia claramente del lechal (menor de 30 días), demasiado suave, y del cordero pascual (de más de 120 días), muy fuerte al paladar.  

… y porque es saludable

Su contenido en grasa es muy inferior al de otros corderos, especialmente la pierna y la paletilla, (contiene la mitad para ser exactos, de grasa saturada), lo que la convierte en una carne cardiosaludable. Tiene un contenido muy bajo en colesterol, gran cantidad de proteínas, vitaminas B6 y B12 y potasio, niacina, selenio, fosforo y zinc.  Y además, tiene todas las garantías de un producto ecológico.

¡Manos a la obra! el límite lo pone tu imaginación  

Llegado el momento de prepararla es una de las carnes más versátiles: queda excelente de la forma más tradicional – al horno con patatas – a la brasa o guisado a baja temperatura, pero admite a la perfección multitud de acompañamientos y las técnicas más vanguardistas.

Es exquisito en plato, sorprendente en tapa y súper sabroso en bocadillo.