Haga su pedido online o llamando al Teléfono974 500 700 - Whatsapp +(34) 608 721 511

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Cabeza de Cerdo Eco 7-8 kg

€41,60

Disponibilidad:
Sin stock
Nuestra cabeza de cerdo ecológico pesa entre 7 y 8 Kg aproximadamente, dependiendo del ejemplar. Contiene la papada, careta, morro oreja y carrilleras. Se sirve entera, partida por la mitad o en trocitos...

Agotado

Nuestra cabeza de cerdo ecológico pesa entre 7 y 8 Kg aproximadamente, dependiendo del ejemplar. Contiene la papada, careta, morro oreja y carrilleras. Se sirve entera, partida por la mitad o en trocitos de unos 10 cm para poder congelar con mayor facilidad. Te lo presentamos todo envasado al vacío.

La cabeza de cerdo ecológico es una pieza tersa y muy sabrosa. Y tiene todo lo que puedas necesitar para un buen guiso, una deliciosa tarrina o para disfrutar de su deliciosa y crujiente textura a la brasa.

Conservar a ≤ 8º C
Cocinar antes de su consumo

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 201 kcal 840,984 kj
  • Grasa 15 g de las cuales saturadas 8,9 g
  • Hidratos de carbono 0,5 g de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 16 g
  • Sal 0 g

Si quieres saber todo sobre la crianza de nuestros cerdos Eco pincha en este enlace Masía Tero.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.