Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Carrillera de Cerdo Sin Antibióticos 400 g

€4,60

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos una carrillera de cerdo desmedicalizado con hueso envasada al vacío y de un peso aproximado de 400 gramos. Nuestros cerdos son grandes, pero como no se trata de...

Agotado

Te presentamos una carrillera de cerdo desmedicalizado con hueso envasada al vacío y de un peso aproximado de 400 gramos. Nuestros cerdos son grandes, pero como no se trata de una pieza de mucho peso, te aconsejamos poner 2 unidades en tu carrito.

La carrillera es el corte que se encuentran junto al hocico. Puede parecer fibrosa y dura, con excesivo nervio o colágeno, pero que tras una cocción prolongada a fuego lento, se convierte en una carne blanda, suave, casi fundente y muy sabrosa.

Es melosa porque contiene mucha gelatina infiltrada y resulta muy agradable al paladar. Y además, es carne de cerdo libre de tóxicos, limpia y saludable.

Su textura es firme, jugosa y de una gran terneza. Su sabor es extraordinariamente sabroso.

Admite muchas preparaciones e ingredientes: añade todo lo que te apetezca, agua suficiente y dale tiempo… Eso sí, vigila que no se quede sin caldo. Como sucede con casi todos los guisos, verás que mejora de un día para otro.

Pero también se puede hacer al horno con verduras y vino, a unos 150 grados: bastarán un par de horas e ir dándole vuelta de vez en cuando.

Conservar a 4º C

Cocinar antes de su consumo

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 142 kcal · 594.53 kj
  • Grasa 6 g de las cuales saturadas 2 g
  • Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 20 g
  • Sal 0 g

Si quieres saber todo sobre la crianza de nuestros cerdos Sin Medicalizar pincha en este enlace Granja de l´Albeitar.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.