Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Pollo Eco entero (peso medio 2,7 Kg)

€35,75

Disponibilidad:
En stock
Te podemos servir el pollo de aproximadamente 2,7 kg de peso, entero, despiezado, troceado o deshuesado. Solo tienes que seleccionarlo en la pestaña desplegable. Te lo presentaremos envasado al vacío....

Te podemos servir el pollo de aproximadamente 2,7 kg de peso, entero, despiezado, troceado o deshuesado. Solo tienes que seleccionarlo en la pestaña desplegable. Te lo presentaremos envasado al vacío.

Si lo pides entero es muy probable que te lo enviemos con patas completas y cabeza.

Si lo pides despiezado separaremos pechuga, muslos, alas y carcasa.

Si lo pides troceado te lo prepararemos todo para guiso, en trocitos pequeños, salvo la pechuga que irá entera.

Si lo quieres deshuesado dejaremos únicamente las alitas y retiraremos la carcasa y los huesos de los muslos.

Resulta muy económico comprar un pollo entero, ya que por el mismo precio que unas piezas tienes muslos, pechugas, alitas y una estupenda carcasa para hacer un buen caldo. Puedes cocinarlo tal cual, o congelar las partes que no hayas consumido.

Puedes cocinar el pollo entero en el horno y conseguir un resultado espectacular siguiendo estos consejos:

Condiméntalo bien tanto por dentro como por fuera con tu mezcla de especias favorita, haciendo una pasta con zumo de limón, yogur,  aceite, mantequilla...  Úntala también entre la piel y la pechuga para que esta quede bien jugosa. Y déjalo reposar un par de horas antes de cocinarlo.

Introduce un limón y una cebolla en el interior del pollo para mejorar su sabor, aroma y jugosidad.

Antes de meterlo al horno frótalo con aceite por fuera, para que no se seque en exceso durante la cocción.

No lo sales por fuera: evitarás que la piel atraiga la humedad y quede blanda.
Para que quede jugoso por dentro y extracrujiente por fuera, precalienta el horno a 180º C, cocínalo a 90 ºC durante una hora y media, déjalo reposar  45 minutos. Termínalo a la temperatura máxima que permita el horno (250-275 ºC)  los últimos 10-15 minutos.

Coloca el pollo en la rejilla y pon la bandeja con verduras y patatas al fondo para que se vayan asando al tiempo que recogen los jugos del pollo.

El pollo es uno de los alimentos más sanos y puede estar presente en una dieta saludable varios días a la semana. Aporta una importante cantidad de proteínas, vitamina B3 y minerales como el hierro, el zinc, el fósforo y el potasio, además de los beneficiosos ácidos grasos monoinsaturados.

Esta carne está libre de anibióticos y hormonas, ya que los animales han sido criados de forma ecológica y sin transgénicos, con tiempo y respetando su ciclo natural.
Por eso es consistente y compacta, pero tierna, sabrosa, muy jugosa y saludable para toda la familia.

Conservar a 3º C
Cocina antes de consumir


Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 166 kcal · 695,01   kj
  • Grasa 9,6 g de las cuales saturadas 2,6  g
  • Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 19,9 g
  • Sal 0 g

Es un producto de Pollo ecológico de NavarraEn este enlace encontrarás toda la información acerca de su manejo.


Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.