Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Hígado de Ternera Eco Grass Fed 250 g

€4,95

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos  hígado de ternera ecológica de animales alimentados con pasto exclusivamente. Te lo servimos fileteado y envasado al vacío en un paquete de 250 gramos.  Solo hay  un hígado...

Agotado

Te presentamos  hígado de ternera ecológica de animales alimentados con pasto exclusivamente. Te lo servimos fileteado y envasado al vacío en un paquete de 250 gramos. 

Solo hay  un hígado de unos 2 kg por res  por lo que será difícil encontrar disponibilidad de este artículo.

Puede ser suministrado congelado, dado que al tratarse de una víscera su vida útil es muy corta. En ese caso se lo haremos saber. Si cuando lo reciba no lo va a consumir inmediatamente le aconsejamos cocinarlo para volver a congelarlo.

El mejor hígado siempre proviene de los mejores animales. La alimentación de nuestro ganado le da el mejor sabor y una textura que no tiene rival.

Además de cocinarlo con cebolla o con ajo, puedes prepararlo en rodajas finas, salpimentarlo y enharinarlo para después freirlo. También se le puede añadir un poco de ajo. Mezclándolo con la carne picada de tu hamburguesa o de tus albóndigas o canelones enriquecerás tus recetas favoritas. También puedes hacer con él un delicioso paté con mantequilla y cebolla caramelizada, o bien con trufa y coñac.

Una objeción popular a comer hígado es la creencia de que el hígado es un órgano de almacenamiento de toxinas en el cuerpo. Si bien es cierto que una de las funciones del hígado es neutralizar las toxinas (como los agentes químicos, los medicamentos y los venenos), el hígado no las almacena. En cualquier caso nuestro hígado está absolutamente libre de tóxicos, hormonas, antibióticos o medicamentos  y es mucho más rico en nutrientes porque estos animales que han criado en régimen ecológico, alimentados exclusivamente con pastos y  sin piensos comerciales.

El hígado es un órgano cargado de nutrientes y su consumo reporta innumerables beneficios para la salud:

  • Es la fuente más alta en naturaleza de vitamina A biodisponible (retinol).  Es imprescindible para cualquier persona con hipotiroidismo y desempeña un papel clave en la salud del hígado y la desintoxicación. El exceso de consumo de vitamina A puede ser tóxico, por lo que la ingesta de hígado debe reducirse a unos 100 gr dos veces por semana
  • Es también una excelente fuente de proteínas de alta calidad.
  • Posee todas las vitaminas del grupo B en abundancia, particularmente la vitamina B12
  • Es una de nuestras mejores fuentes de ácido fólico.
  • Tiene mucho hierro de alta biodisponibilidad.
  • Es nuestra mejor fuente de cobre y posee otros oligoelementos como el zinc y cromo

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 136 kcal kj
  • Grasa 4,6 g de las cuales saturadas 1,5 g
  • Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 19,37 g
  • Sodio 87 mg

Conservar a ≤ 4º C
Cocinar antes de su consumo

Puede ser suministrado congelado, dado que al tratarse de una víscera su vida útil es muy corta. En ese caso se lo haremos saber. Si cuando lo reciba no lo va a consumir inmediatamente le aconsejamos cocinarlo para volver a congelarlo.

Vacuno nacido, engordado, sacrificado y despiece en España

En este enlace te explicamos cómo se cría nuestro ganado ecológico de la ganadería Angus del Desierto (Monegros)

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.