Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Almendra largueta Eco cruda

€6,65

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos 250 g de almendras crudas enteras y con piel de la variedad largueta y de producción ecológica. Tómalas en un picoteo, como complemento en una ensalada de canónigos...

Te presentamos 250 g de almendras crudas enteras y con piel de la variedad largueta y de producción ecológica.

Tómalas en un picoteo, como complemento en una ensalada de canónigos o berros o de unas espinacas, para enriquecer el yogurt de tu desayuno o para hacer increíbles salsas para tus carnes y pescados (bacalao, manitas de cerdo…). Una pequeña cantidad bastará para añadir un delicado sabor y textura a tus postres.
Su piel se desprende con suma facilidad y por ello es la variedad más usada en repostería.

Su calidad nutricional es excepcional: son ricas en proteínas, son  fuente  de  calcio,  hierro,  zinc,  potasio,  magnesio  y  fósforo.  En cuanto a las vitaminas, contienen vitamina E, riboflavina, tiamina, niacina y folatos.

Su consumo resulta beneficioso pues son excelentes antioxidantes, protegen la salud cardiovascular, mejoran los niveles de colesterol y la función cerebral y además, poseen un índice glucémico bajo  por lo que son excelentes para los diabéticos ya que la mayor parte de sus hidratos de carbono son glúcidos de absorción lenta.

Aunque las almendras poseen un elevado valor calórico, si se consumen con moderación, pueden ser buenas aliadas en dietas de control de peso ya que aumentan la sensación de saciedad gracias a la fibra, proteínas y grasas saludables que contienen. Y esto es lo mejor de todo, pues de los ácidos grasos que contienen el 65% son grasas monoinsaturadas, como las del aceite de oliva, el 26% poliinsaturadas y solo una pequeña parte (menos del 10%) son grasas saturadas.

No dejes de tomarte estas auténtica píldoras de salud si estás embarazada, haces mucho deporte, estás creciendo o estudiando o si eres intolerante a la lactosa, pues por su altísimo contenido en calcio son una excelente alternativa a los lácteos.

Como curiosidad te contaremos que esta variedad de almendra, una de las más cultivadas en España, tiene su origen muy cerca de Aínsa (nuestro hogar): en la preciosa villa altoaragonesa de Alquézar. Allí, en el promontorio de la impresionante Colegiata de santa María, hace más de 100 años, Mosen Rafael Ayerbe, el cura de la villa, inició sus experimentos con almendros en busca de una variedad que resistiese a las heladas tardías que traían la ruina de los campesinos. En este laboratorio al aire libre nació la variedad largueta a la que también llamó desmayo, por su porte caedizo.  Recogió toda su experiencia en su libro El Almendro Desmayo, con el que contribuyó a la difusión de la variedad y la mejora de su cultivo y todo ello le valió entre otros galardones la Gran Cruz del Mérito Agrícola.

Nuestras almendras proceden de las tierras del Matarraña, en la provincia de Teruel. Productos Ecológicos del Matarraña S.C. está certificado por el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica.

Conservar en lugar fresco y seco

Valores nutricionales por 100g

  • Valor Energético  2453 kJ · 589 kcal
  • Grasas 45,22 g de las cuales saturadas 4,32 g
  • Hidratos de Carbono 14,55 g  de los cuales azúcares 6,2 g
  • Proteínas  19,13 g
  • Sal 0

 

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.