Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Chuletón de vaca Eco madurada 1 kg

€26,95

Disponibilidad:
Sin stock
Te presentamos un chuletón de vaca ecológica madurada de 1 kg de peso, envasado al vacío, listo para cocinar y hacer las delicias de los comensales más exigentes. El proceso...

Agotado

Te presentamos un chuletón de vaca ecológica madurada de 1 kg de peso, envasado al vacío, listo para cocinar y hacer las delicias de los comensales más exigentes.

El proceso de maduración al que se exponen nuestros chuletones de vaca ecológica se es de al menos 3 semanas. Durante el tiempo en que los chuleteros reposan en una cámara a 2º C y a un 75% de humedad, las proteínas de las fibras van rompiéndose y la carne va ablandándose progresivamente.  Con este proceso adquiere una jugosidad y terneza únicas y un sabor más intenso y concentrado.

La carne de vaca, de hembras con una edad superior a 48 meses, tiene una buena infiltración y cobertura de grasa de color amarillento, por lo que es óptima para someterse a un proceso de maduración.  

Con este chuletón conseguirás sorprender a los más exigentes. Disfrútalo en familia o date un homenaje en compañía de un buen vino, con cuerpo y personalidad.

Deja tu chuletón fuera del frigorífico y de su envase un par de horas antes de cocinarlo. Esta carne necesita una cocción rápida, dorando el exterior y manteniendo el interior tierno y jugoso. Para conseguirlo pon la carne en la parte alta de la parrilla, y una vez atemperada, pasa la parrilla a la parte baja, para que se dore el exterior y se sellen los jugos. En esa cocción rápida la grasa infiltrada de la pieza se irá licuando, proporcionando una jugosidad y terneza únicas. Recuerda dejar reposar la carne unos minutos antes de cortarla, pues así le darás al calor del hueso el tiempo suficiente para esparcirse por la carne, lo que mejorará su sabor y obtendrás en boca una sensación característica.
Corta la carne en dirección perpendicular a su fibra con el grosor deseado y disfruta del intenso sabor concentrado de estos magníficos cortes.

Nuestras vacas proceden de ganado vacuno nacido, engordado, sacrificado y con despiece en España. Están certificadas ecológicas, lo que significa que han disfrutado del libre pastoreo, que no han recibido tratamientos médicos preventivos y que han recibido una alimentación ecológica a base de vegetales sin transgénicos y sin aditivos químicos. Se han tenido en cuenta sus necesidades y su bienestar, lo que repercute en una mejor calidad de su carne, tanto en lo referente a sus características organolépticas,  como en cuanto a su composición nutricional.

La carne de ternera y de vaca ecológica tiene una grasa de mejor calidad que las carnes de ternera industrial, con lo que tu salud también se beneficiará de su consumo. Tiene menos colesterol y una mejor proporción de ácidos grasos omega-3 y omega-6 que otros tipos de carne, con lo que te ayudará a mantener tu salud cardiovascular.

Conservar a ≤ 8º C
Cocinar antes de su consumo

Información nutricional por 100 g

  • Valor energético 256 kcal ·1071 kj
  • Grasa 21 g de las cuales saturadas 8,51 g
  • Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
  • Proteínas 28,1 g
  • Sal 0 g

Ganado vacuno nacido, engordado, sacrificado y despiece en España.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.