Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Cúrcuma molida eco 75 g

€2,99

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos 75 g de cúrcuma molida procedente de agricultura ecológica, en envase de vidrio. Miembro de la familia del jengibre, la cúrcuma es la raíz de la planta Curcuma...

Te presentamos 75 g de cúrcuma molida procedente de agricultura ecológica, en envase de vidrio.

Miembro de la familia del jengibre, la cúrcuma es la raíz de la planta Curcuma longa. Su pulpa tiene un color naranja intenso que se vuelve amarillo al secarse. Influye en el sabor, color y naturaleza de los alimentos con los que se combina.

De sabor cálido, picante y algo amargo, la raíz de cúrcuma nos regala un aroma fresco, con interesantes notas de jengibre y naranja. Casa a las mil maravillas con lentejas y habichuelas, legumbres a las que lleva siglos acompañando en la cocina hindú, aunque en Occidente es más conocida por ser la base de esa deliciosa mezcla de especias que es el curry al que proporciona su bonito color amarillo.

La cúrcuma ha ido conquistando la gastronomía mundial, primero como colorante alimentario, y más recientemente, como uno de los saborizantes más estelares de la cocina oriental. Su fama se extendió al ámbito occidental, en gran medida gracias a las palabras que Marco Polo le dedicó: «casi tan buena como el azafrán». De ahí que sea conocida como «azafrán de los pobres» ya que se ha recurrido a ella como sustituto barato, aunque solo tengan en común su color amarillo.

Está muy presente en la cocina marroquí, en su sopa de Ramadán (Harira) y es esencial en el ras-el-hanout y el advieh, una mezcla de especias de la cocina iraní.

La cúrcuma siempre se agrega al comienzo del proceso de cocción y se saltea con otros ingredientes aromáticos como cebolla, jengibre y ajo. Esto permite la liberación de la curcumina, que es soluble en grasa. Incorporarla al aceite al principio de tu guiso tiene el mismo efecto.
Para mejorar los efectos de la cúrcuma cuando cocines con ella, agrega un poco de pimienta negra a la receta. La piperina, un alcaloide de la pimienta, ayuda al cuerpo a absorber mejor la curcumina y la biodisponibilidad de sus principios activos.

Tiene propiedades antinflamatorias, es buena para las articulaciones, estimula el apetito, puede resultar beneficiosa en el tratamiento del Alzheimer, constituye un poderoso digestivo y fortalece el sistema inmunológico.

Recuerda que su sabor es amargo y astringente y, si bien una pequeña pizquita se fusionará con la comida enriqueciéndola con ese color apetitoso y saludable, demasiada cantidad abrumará e incluso estropeará tu plato.

Mezcla un poco de cúrcuma en tus batidos y guisos (un cuarto de cucharadita debería ser más que suficiente). Agrégalo a las verduras cuando las saltees o las ases. ¡Y disfruta!

En Naturcid, las plantas limpias, frescas, aromáticas, llenas de vida y color, desde un origen siempre controlado, siguen un proceso de cribado y limpieza manual, único en el sector. Con ellas elaboran un producto de calidad, limpio y libre de residuos, bueno para nuestra salud y para el planeta, certificados por el Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad Valenciana (CAECV).

Cuando elegimos productos respetuosos con el medio ambiente, estamos eligiendo cuidar de nuestra salud y nuestro bienestar, por eso las especias y condimentos ecológicos son importantes y pueden ayudarte a llevar una alimentación natural.
Disfruta en la cocina con estos condimentos y déjate llevar por la alquimia de los ingredientes, sus aromas y sabores. ¡Querrás invitar a comer a todo el mundo!

Sin alérgenos
No contiene organismos modificados genéticamente (No GMO) ni irradiados.
Envase libre de BPA.
Conservar a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco protegido de la luz.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.