Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Codillo de Cerdo Latón 800-900 g

€5,60

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos un codillo de cerdo latón de unos 850 g aproximadamente envasado al vacío. En España se dice que del cerdo nos gustan hasta los andares y en Francia...

Te presentamos un codillo de cerdo latón de unos 850 g aproximadamente envasado al vacío.

En España se dice que del cerdo nos gustan hasta los andares y en Francia que tout est bon dans le cochon. ¡Pues el latón nos gusta aún más!

La calidad de nuestro latón se reconoce en su carne color rosa pálido, su textura firme, fina y elástica, sin humedad excesiva, con una grasa blanca y con finas infiltraciones.

Y una de las partes más apreciadas por los amantes de la carne es el codillo, la parte baja de la pata. Este corte, recubierto de una corteza gruesa, es poco graso y la carne es firme y ligeramente melosa. No necesita ninguna preparación especial para estar super sabroso.

Puedes someterlo a dos cocciones: una primera en un caldo con verduritas y vino blanco, y una segunda asándolo al horno a alta temperatura. Te llevará algo de tiempo (menos, si lo cueces en una olla rápida, pero necesita al menos una hora de horno). Sin embargo merecerá la pena invertirlo en este plato de carne tierna y jugosa, que resulta espectacular.

Conservar a ≤ 8º C
Cocinar antes de su consumo

Peso neto aproximado: 800 - 900 g

Información nutricional por 100 g
• Valor energético 150 kcal · 628kj
• Grasa 6,2 g de las cuales saturadas 2,3 g
• Hidratos de carbono 0 g de los cuales azúcar 0 g
• Proteínas 36 g
• Sal 0 g

Si quieres saber todo sobre la crianza de nuestros cerdos de latón pincha en este enlace Ganadería Borruel Salinas 

    Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

    Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

    Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

    Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

    Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

    No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.