Haga su pedido online o por teléfono TeléfonoWhatsapp   +(34) 974 500 700

Envío GRATIS en toda la Península para pedidos superiores a 100€

Carrito de compra

Crestas de pollo Eco 300 g

€5,95

Disponibilidad:
En stock
Te presentamos 300 gramos de crestas de gallo ecológico envasadas al vacío. Si cada gallo no tienen más que una cresta, puedes imaginar que reunir 300 gramos de este delicado...

Te presentamos 300 gramos de crestas de gallo ecológico envasadas al vacío.

Si cada gallo no tienen más que una cresta, puedes imaginar que reunir 300 gramos de este delicado manjar puede llevar cierto tiempo. Por este motivo te lo enviaremos congelado. También te recomendamos reservar este producto, pues no será fácil encontrarlo en stock en nuestra tienda online.

Las crestas pueden parecer un alimento extraño pero son una buen ejemplo de las sorpresas que nos reservan nuestros plumosos amigos.

Limpiarlas puede dar pereza pero el resultado merece la pena: un suave y delicioso bocado que se derrite en la boca con un intenso y delicado sabor a pollo, muy tierno y de textura melosa, gelatinosa y suave.

Las crestas de gallo formaron parte en el pasado del recetario tradicional español y aún son un plato típico de la cocina manchega o zamorana.

Recientemente sus excelentes características organolépticas han despertado el interés de los chefs más reputados conquistando los paladares más exigentes con propuestas gastronómicas muy originales, ya que las crestas glaseadas combinan a las mil maravillas tanto con verduras como con legumbres, arroz, pescados o mariscos.

Hay que escaldarlas medio minuto para quitarles la pielecilla y cocerlas en agua con laurel y sal (en una olla a presión bastan unos 45 minutos). Un buen sofrito a base de cebolla picada, ajo, guindilla, tomate y pimentón espesado con algo de harina tostada será la base de la salsa, a la que añadiremos un vaso del caldo de la cocción de las crestas y vino blanco.  Este plato tradicional, como casi todos los guisos, mejora de un día para otro.

También pueden hacer las crestas rebozadas y fritas, confitadas a baja temperatura o en una salsa de pimentón y almendras tostadas.

Desde el punto de vista nutricional, apenas tienen grasa ni calorías (unas 32 calorías por 100 gramos), y son ricas en ácido hialurónico, que mejora la salud de la piel y las articulaciones.

Esta piezas provienen de la granja Pollos del Cinca En este enlace encontrarás toda la información acerca de su manejo.

Te enviamos nuestra Carne Buenísima envasada al vacío en paquetitos del peso indicado en la descripción del artículo.

Te recomendamos sacarla del frigorífico entre 20 minutos y una hora antes de cocinarla (dependerá del grosor del corte), para que se atempere y se cocine uniformemente.

Si la has congelado, sácala al menos 24 horas antes de cocinarla y deja que se descongele poco a poco en el frigorífico.

Toda nuestra carne es fresca. Puedes congelar lo que no vayas a consumir de inmediato.

Únicamente podríamos servirte ultracongelado el hígado u otras vísceras, debido a su corta vida útil. Te explicamos esta posibilidad en la descripción del artículo. En ese caso te informaremos para que lo tengas en cuenta.

No laves la carne ya que agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos y podrías contaminar los alimentos. La mejor forma de higienizarla es el calor: cocínala siempre por encima de unos 65ºC. Si quieres consumirla en crudo te aconsejamos congelarla previamente.